FOGUEIRAS DE SAN XOAN

Reproducimos a continuación este artigo do sadense residente no Uruguai Javier García, e que ven de remitirnos aos correo da AC Irmáns Suárez Picallo.

Comprendo , perfectamente, que se trata de mantener una tradición de la cual todos hemos participado y disfrutado en nuestra infancia. 

Aún las recuerdo (siglo XX) con cariño y las evoco en aquel artículo llamado El amor en San Juan (ver Sada Digital y Galicia Única).
 La gran virtud de esas costumbres ancestrales era (es) su capacidad de convocatoria y la alegría confraternizante y solidaria de todo un pueblo.
    Pero estamos en el siglo XXI y ciertas simbologías debieran ser suplantadas por algunas otras menos agresivas y más sensatas y constructivas.
Por ejemplo, la figura de la bruja bien pudiera ser sustituida por una gran maqueta de una central radiactiva o una simbólica torre de extracción petrolera.
Pero no debiera, ni en broma, mantenerse la medieval imagen de una mujer (¡una mujer, nada menos!)
 condenada a ser quemada viva por el hecho de ser eclesialmente acusada de un delito imposible de cometer: tener poderes sobrenaturales por su amancebamiento con un ser inexistente, mitologico: Satanás.
 Evolucionemos y hagamos algo útil con nuestras amadas tradiciones.  Imaginación no nos falta.
Nuestros mayores lucharon y queimaron sus duras vidas  por darnos una mejor.   Lo lograron con creces.
Demostremos en su homenaje que, además y gracias a ellos  somos mejores personas. 
 Ninguna mujer (ningún ser viviente) merece estar en lo alto ni en lo bajo de una pira de medieval ignorancia supersticiosa. 
Y sensatez y cuidado colectivo; aún no hemos doblegado al virus.
                    Javier, de Sada
  

Hogeras de San Juan

SADA, 1987

La noche de San Juan se celebra en Sada una tradicional fiesta que es la de las
hogueras.

Antiguamente se hacían las hogueras por barrios y la gente recorría los distintos barrios para ver lo grandes que eran y lo que las adornaban. A las 12 de la noche del día 23 de Junio se les prendía fuego y, era costumbre que cuando el fuego no era ya muy alto, se saltaban para sacar “o meigallo”.

Las hogueras se hacían con los trastos y muebles viejos que la gente desechaba y que los niños recogían en los domicilios e iban amontonando en el lugar elegido para hacer la hoguera.

Esa misma noche se ponían en un cacharro con agua las flores de San Juan y se dejaba dicho cacharro a la intemperie para que les diera el reflejo de la luna. A la mañana siguiente se usaba el agua para lavarse la cara y el ramo con las flores se colgaba en el balcón.

Actualmente las hogueras se hacen todas en la playa. La más grande es la del Ayuntamiento y en ella ponen siempre la figura de una bruja (como se puede ver en la foto).

Además de esta hoguera las pandillas y familias hacen otras más pequeñas y así la playa se llena de fuegos a las 12 de la noche.

Muchas pandillas cenan en la playa y ya esperan a que se prenda fuego a las hogueras.

Por último suele haber una sesión de fuegos de artificio.

Partillar

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará