A IMAXE COMENTADA

Una antigua calle de Sada (1951)
Hoy mi relato va para una antigua calle de Sada, cuya foto, llegó a mis manos y me hizo recordar tiempos pasados como si fueran recuerdos de ayer y no de hace tantos años que todavía están en la memoria de una octogenaria.

La foto nos muestra la calle “Alcalde Fernández Pita”, que años atrás se llamó calle Castelar, luego Calvo Sotelo y hoy lleva el nombre de un buen sadense, Socio fundador de las Escuelas Sada y sus Contornos en su etapa de emigrante en Estados Unidos y segundo Alcalde de La República. La primera casa al frente era la casa de la familia Furio. Su fachada daba a esta calle. Al frente a la avenida de La Marina y de costado a la calle Oriente, Todavía existe y lo más destacado son sus bonitos balcones. En su bajo existió la taberna del Sr. Cividanes ya antes de la Guerra Civil. Luego fue el Ultramarinos de la Sra. Ramona Pereiro, la primera escuela de Mucha Alonso y hoy un Comercio. Los nuevos propietarios pretenden restaurarla y dejarla como lució muchos años atrás. Ojalá lo consigan. La segunda casa La Confitería del Valle también con sus bonitos balcones y el Obrador de la confitería al lado. Luego una casa con una vivienda y una buhardilla ya muy deteriorada, aquí vivió un tiempo Avelino Cancelo con su mujer y sus hijas y en sus bajos un zapatero el (Sr. Gerpe) y un taller de relojería (Sr Emilio). A continuación la casa de la Sra. Manuela Vila (la Sra. Cubana), con una tienda en su bajo. La casa de la familia Monzo Peirallo con su taller de costura. La casa de Virginia con su peluquería en el piso y por último la Mercería de la Sra. Eduarda Vila, que de costado daba a esta calle y el frente lo tenía por la Plaza del Conde. En su pared lateral llevaba el nombre de la calle.

Aquí al frente la casa de las Paulas con su pequeña tienda quincalla, donde los niños solían comprar las canicas para jugar al “Guá”, hoy una Agencia. Después de esta casa seguían las casas de la familia Dalmau, con la tienda de Marujita López, la casa de mis abuelos , la mía con la Frutería de mi hermana, El ultramarinos de la Sra. Encarnación, luego de Francisco Riveiro, Jesús Barros ; después “El Centro” de la familia Naya, siguió la familia que llamaban “Las Cheas” y por último la tienda de Pepucho, (hoy el Estanco ). En primera línea el muro con la entrada a la playa por una rampa. Así era entonces esta calle, pequeña y tranquila, y como una gran familia que la formaban los vecinos. Hoy todo está cambiado, todo es nuevo, faltan aquellos vecinos con los cuales convivimos tantos años y de esos quedan cuatro viviendo lejos de aquí y de los nacidos en la calle solo quedo yo. Muchos años atrás esta parte de Sada eran huertas, por aquí pasaba el tranvía para llegar a su última parada frente a La Terraza. En los crudos inviernos las olas saltaban el muro y llegaban a lo que hoy es la Plaza de San Roque. Al recibir la foto, me vinieron los recuerdos y decidí contarlos, recordando la que todavía es mi calle. Recordemos a los que aquí vivieron y a la calle.

memoriadesada.com
Partillar

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará