DIVISIÓN NA CLASE OBREIRA? Suárez Picallo, sindicalista na Arxentina (5)

Ramón Suárez (Picallo) comenta e critica a postura dos sindicalistas que actúan por libre e, as veces en contra dos gremios e fan que a unidade obrera non sexa tal…

¿INCONSCIENTES O PERVERSOS? (1)

La Unión del Marino, n° 56, octubre de 1919

Traídos por un camarada marítimo, han llegado a mi poder dos números de un pasquín titulado Tribuna Proletaria, con el rimbombante subtítulo de “Órgano defensor de los intereses gremiales”.2 Los que lo redactan, a juzgar por las insidias que contienen, caen bajo los fueros de los calificativos que sirven de título a estas líneas.

En efecto, no pierden oportunidad para emplear en defensa de sus ideas –suponiendo que las tengan– el famoso estribillo de “camaleones” y otros dicterios dirigidos, desde luego, a los militantes de las organizaciones obreras.
Siempre hemos creído que los trabajadores, por el hecho de ser tal, eran sinceros en sus manifestaciones; pero el hecho de que haya obreros “conscientes” que aporten su concurso a hojas de tal calaña nos hace dudar de nuestros propios pantalones.
En estos instantes, cuando la clase obrera debe presentarse una e indivisible, existen hombres que, escudados en ideas más o menos aceptables, pero siempre respetables, hacen obra desorganizadora y confusionista. Pero lo más ridículo es la manía del “martirologio”, siempre teatral, que presentan como patente de integridad. ¡Como si en las mazmorras policíacas no existieran también obreros organizados!
Para estos apóstoles, quijotes sin lanza, ser socialista o ser sindicalista es un delito de lesa conciencia y sólo hay que ser patentado con el cuño “quintista”,3 para ser persona honorable, o si no que se lo pregunten a Vázquez, del 43.
¿Que se realiza un mitin contra leyes ignominiosas y brutales? ¿No lleva la patente quintista? Son unos pillos. ¿Que tal o cual organización hace una huelga sin el visto bueno de estos apóstoles? Son unos vendidos. ¿Que un camarada no se dejó apalear por un cosaco? Es un traidor. Y así sucesivamente.
Anhelamos muy de veras la unificación obrera; pero mientras haya obreros que pierdan el tiempo en aprender insultos y groserías, en vez de adquirir conciencia de clase y, ante todo, mientras se sancionen como cosa buena actitudes desleales y confusionistas, no obtendremos los resultados que fueran deseables.
Los monopolizadores de la conciencia obrera, sirviendo los planes siniestros del capitalismo, en nombre de “tendencias comunistas”.4 Porque hay necesidad de decirlo: restar fuerzas en esta ocasión a la única institución central que agrupa en su seno a todos los trabajadores organizados, trabajadores cuyas ideas filosóficas o políticas, o antipolíticas, son de lo más variado, es realizar una obra capitalista. Si leemos los organillos de la famosa “Asociación”, los que responden a las tendencias de la “Liga Patriótica Argentina”,5 su instrumento, y el organillo cuyas “gansadas” comentamos, encontramos una afinidad absoluta en su fobia a la F.O.R.A. ¿No existirán otras afinidades entre los órganos de marras?
Los que hemos abrazado con entusiasmo y cariño un ideal determinado, los que hemos comprendido y asimilado ese ideal, no estamos dispuestos –en el terreno de las ideas– a hacer pactos con otros ideales antagónicos. Pero dentro de la organización sindical, cuyo fundamento radica en la diferencia económica entre dos clases sociales, lo que trae como consecuencia la lucha entre esas clases,6 tenemos en cuenta una frase de un anarquista, precisamente de Alberto Ghiraldo:7 “En el terreno económico, a los trabajadores todo los une y nada los separa”.
Muchos de los que hoy militamos en la FORA la hemos combatido; pero con lealtad y en el terreno de los principios, y hoy, como consecuencia lógica de su composición, ideológicamente heterogénea, en el terreno de las ideas no estamos de acuerdo sino con aquellos de sus miembros que profesan las mismas que nosotros. Cuando queremos hacer propaganda ideológica, la hacemos en los órganos creados a tal fin.
Bueno sería que la clase obrera se diera cuenta de una vez por todas que los que pretenden orientarla haciendo obra divisionista, especialmente en estos momentos, son, indiscutiblemente, perversos o inconscientes, o si no las dos cosas a la vez.


RAMÓN SUÁREZ

1. La Unión del Marino, n° 56, octubre de 1919, pg. 3.
2. Publicación de tendencia anarquista.
3. Así eran llamados los anarquistas, por ser partidarios de la FORA del quinto congreso, separada de la FORA del noveno congreso, donde militaban sindicalistas, socialistas y comunistas. Este artículo de Ramón Suárez hace foco en la división entre esas dos centrales sindicales y no tanto en las divergencias en el seno del sindicato marítimo.
4. Frase incompleta en el original.
5. La Asociación del Trabajo era una unión patronal que proveía de rompehuelgas a las empresas afectadas por la acción sindical y estaba animada por la Liga Patriótica Argentina, organización anticomunista y antisemita que se destacó por la creación de brigadas parapoliciales en los sucesos de 1910 y en la Semana Trágica de 1919.
6. Aquí están mal intercaladas dos líneas, error muy común en la época de la linotipia, y hemos corregido el texto.
7. Alberto Ghiraldo (1875-1946) fue un poeta y periodista anarquista, célebre en las primeras décadas del siglo. Dirigió La Protesta (máximo exponente del pensamiento libertario) entre 1904 y 1906 y abogó siempre por la unidad de todos los partidos obreros.

Artigo recompilado por Hernán Díaz e publicado en “La Unión del Marino” en Buenos Aires no nº 56 en outubro de… 1919 e publicado no seu libro editado en Buenos Aires no ano 2008 “Ramón Suárez Picallo. Años de formación política”.)

Partillar

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará