USO DO SAL NA AGRICULTURA

A importancia do sal na agricultura é o que aquí destaca RSP ao informar do uso que están a facer os agricultores de EE.UU. para ter un mellor rendimento das suas terras…

5 de septiembre de 1942

LA SAL DE LA TIERRA

Por Ramón Suárez Picallo

Los campesinos de los Estados Unidos están encantados con el salitre chileno. Dueños de una tierra ancha y joven no había necesitado de estímulo externo para dar de sus frutos pródigamente. Pero las necesidades de la guerra obligan tanto al obrero industrial como al hombre que ara y siembra, a producir más y a sacarle al suelo el máximun de su rendimiento. Y el milagro nace, según informa el Departamento de Comercio de Washington, de que gracias al salitre chileno se multiplica al ciento por uno los granos y las berzas.

Esta virtud mágica del mineral que da la pampa de Chile, que ahora descubren los agricultores yanquis, había sido ya descubierta por sus colegas de las viejas tierras europeas, cuyas entrañas fecundas no cesaron de producir desde que las abrió por vez primera la reja del arado romano.

Un chileno que viviese en un hogar rural de Europa, se estremecería de orgullo al ver cómo aquellos viejos campesinos, artistas y maestros de la agricultura, estiman, guardan y distribuyen el precioso producto de su suelo nativo; vería con qué ternura le es administrado, a cucharaditas, a cada una de las plantas, como se administra a los niños el aceite de hígado de bacalao. Y vería cómo el repollo mustio, el maizal agostado y la lechuga raquítica reverdecen y se hacen jocundos, como por arte de encantamiento.

Los campesinos españoles, por ejemplo, que unen la idea de lo “salado” a lo que es gracioso y agradable, llaman al mineral de Chile ‘la sal de la tierra’. Es un piropo español que se nos viene a la pluma ante el descubrimiento que acaban de hacer los campesinos de Estados Unidos de que el salitre chileno multiplica al ciento por uno, los frutos de sus campos sembrados.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal dia como hoxe de… 1942)

Partillar

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará